ROBERTO SENSINI: “Recordemos a Diego con esa sonrisa que tenía adentro de la cancha”

A través de Antonio Camacho, Roberto Sensini habló de su relación con Maradona. El ex jugador de la Selección Argentina que compartió con Diego la final del Mundial de 1990 frente a Alemania dejó una jugosa entrevista en Radio Estilo con el propio Antonio y Cristian Colla:
¿Lo conocés a Maradona en 1987?
– En realidad en el 86. Yo jugaba en Newells y voy como sparring a México en el Mundial. Solari era el técnico de Newell´s y el dueño de Renato Cesarini que va a México y me invita a viajar. En el 87 debuto en la Primera de Newell´s y con pocos partidos en la primera me citan en la Selección y me toca ser compañero de Diego.

Dijiste en una nota que Maradona hacía cosas que ninguno de los otros podía…
– Si, es cierto. Cuando te dicen que hay cosas que solo las vez en televisión, es cierto. Uno intentaba pero no podía. Siempre digo que la pelota era parte del cuerpo de Diego.

¿Qué era lo que generaba Maradona en Napoli?
– Diego para los napolitamos es mas importante que San Gennaro que siempre fue lo mas importante para ellos. Yo compartí con Diego el MUndial de Italia y es difícil de explicar lo que generaba Diego en Italia. En su despedida el Jueves quedó demostrado. No era fácil en lo personal para Diego ser Maradona, no podía salir a la calle. Napoli siempre estaba en mitad de tabla hasta que llegó Diego que lo puso a pelear con los grandes de Italia. Diego fue la bandera de Napoli. Fue su segunda casa y no nos podemos comparar con él en lo futbolístico pero tampoco en la vida.

Todos hablan que Diego en una cancha transmitía alegría…
– Es eso. No solo con una pelota, era feliz con una naranja haciendo jueguitos. Impresionante. El fútbol era su vida, era todo. No importaba donde jugaba, era todo. Muy difícil tener el entusiasmo que tenía el para jugar al fútbol. Diego te daba alegría y te hacía sentir cómodo. Tener a Maradona era una tranquilidad, nunca te hacía sentir mal.

Estuviste en los dos momentos mas duros de Diego. Perder la final de Italia 90 y el doping del 94…
– Sí, dos momentos muy duros. La final perdida con tanto ilusión que tenía él. En el 94 fue muy duro. SE había preparado de manera especial, estábamos muy bien en el grupo. Cuando le da positivo es como que se apagó la luz, como grupo no pudimos superar eso, en ningún momento pudimos cambiar el chip y hacerlo por Diego.

Hablanos del tobillo de Diego en Italia 90…
– Ningún otro jugador podría haber jugado un minuto más y sin embargo el siguió jugando. Se lesionó con Brasil y siguió jugando con el tobillo destruido. El no quería salir nunca, por eso fue un líder de esa magnitud. Nos mostraba el camino yquiero recordar a Diego con esa sonrisa que siempre tenía adentro de una cancha.