EL NEGRO CELI: “CON EL PASO DEL TIEMPO, ESTOY MAS ORGULLOSO DE HABER JUGADO EN EL EXPRESO”

El “Negro” Juan José Celi llegó a la Liga en 1981. Para ser mas preciso, se probó la camiseta de El Expreso en febrero del 81, la instaló en su corazón y hoy allí sigue estando.

Si hablamos de leyendas de la Liga, de esos jugadores inolvidables que traspasaron la camiseta para ser valorados como jugadores y mas que nada como ser humano, el Negro es el 8.

Hoy, casado con su novia Raquel que en ese 81 conoció en El Trébol, con 5 hijos extraordinarios todos (Nadia, Damián, Mauro, Danisa y Dalma) y 2 nietas divinas (Anna y Ambar) y una vida hecha y derecha. Juan José Celi, el que jugó una vida en El Expreso pero que también anduvo por el Williams Kemmis de Las Rosas y Piamonte.  El que sin dudas está en el olimpo de los ídolos verdes de todos los tiempos. Simplemente “EL NEGRO CELI”.

1. ¿Dónde jugaste de chico?
De chico jugué en el Club Atlético Atenas de mi cuidad Natal, Santo tomé.

2. ¿Cómo llegaste al Expreso?
Ese momento, en El Expreso el técnico era Broint y cuando se enteró que volví de un viaje, habló con los dirigentes de este momento Bartorelli y Ascorti para ir a buscarme. Broint me conocía de la Liga Santafesina y me trajeron.

3. ¿Cómo era jugar en aquellos equipos tan grandes de El Expreso de los ´80?
Para mí fue un desafío muy grande, porque en esos tiempos los equipos estaban formados por grandes jugadores. Tuve la suerte de poder adaptarme a los jugadores y al juego enseguida.
En esos tiempos fueron muy importantes para el club y ser parte de ello para mí fue muy valioso.
Las canchas siempre estaban llenas, era muy lindo sentir la emoción y pasión de la gente, eso era muy motivador para nosotros y nos daba muchas fuerzas.

4. ¿Cómo es que te quedaste en El Trébol?
Yo vine a probarme y tuve la suerte de quedar en el equipo. Y fue ahí que el club me propuso conseguirme un trabajo y quedarme a vivir acá en El Trébol.
No mucho tiempo después conocí a mi mujer y decidimos formar una familia en esta ciudad.

5. ¿Cuál fue el mejor jugador que viste en tu época?
Hubo muchos, pero para mí el Pato Scaglia fue el más completo, jugaba en la posición que el técnico lo ubicaba, se anticipaba a todas las jugadas, sabía cómo moverse con la pelota en los pies, era “tiempista”. Además era buena persona, muy compañero y solidario.

6. Contanos tu paso por el Kemmis…
Mi paso por el Kemmis fue muy bueno. La gente me trató muy bien, sentí su calidez y su aceptación desde el primer día. La hinchada era muy parecida a la de El Expreso que expresaba su pasión y afecto. En el año ´90 ganamos el torneo apertura y en el absoluto perdimos la final. En el ´92 tuvimos un buen rendimiento, pero no nos alcanzó.

7. ¿Cómo era el negro Celi como futbolista?
Soy una persona súper exigente, en el fútbol siempre traté de dar lo mejor de mí.
Era un jugador espontáneo, yo no planeaba las jugadas, sólo levantaba la vista y hacía una observación panorámica del campo y las jugadas me salían solas.
Era veloz, atento, creo que hábil para resolver jugadas. El fútbol siempre fue mi pasión, por eso fui muy responsable en las prácticas, en la cancha y fuera de ella.

8. ¿El gol que más gritaste?
El gol que más grité  fue en un clásico del año ´81 en el Club Trebolense, fue un gol de fuera del área y se lo hice a un gran arquero como Laurentti.

9. ¿Tu mejor partido?
Hubo muchos, pero sí tendría que elegir uno, elijo el partido en Piamonte contra La Emilia en el año ´85. (Final absoluta del torneo que ganó El Expreso 3 a 1) Fue el partido que nos consagró campeón y que nos abrió las puertas para el tricampeonato.

10. ¿Ese amigo del alma que te dio el fútbol?
El fútbol me dejó muchos amigos, pero si tengo que elegir uno nombraría a Ricardo Osuna, que no solamente compartimos cancha sino que fuera de ella, seguimos manteniendo la amistad.

11. ¿Qué es El Expreso para Juan José Celi?
El Expreso es una institución que me dio todo: satisfacción, reconocimiento, alegrías, amigos, compañeros y momentos inolvidables.
Con el paso de los años me llena de orgullo y de pasión poder ver cómo crece día a día el club, poder compartirlo con mi familia y seguir formando parte de él es una satisfacción muy grande.

12. ¿Qué te hubiera gustado, que te faltó en el fútbol?
Como todo jugador me hubiese gustado llegar a jugar en primera división de algún equipo de AFA.

13. Alguna anécdota de aquellos viejos tiempos.
Una de las anécdotas que recuerdo es, jugando un regional en la cancha de Central Córdoba en Rosario, en una jugada del partido, la defensa nuestra rechaza la pelota justo para el lado que estaba Cappellino (Cape), la pelota pica y desaparece, a los diez metros Cape seguía con la pelota delante de sus pies, la había guardado debajo de la camiseta. Nadie entendía nada.

EL Negro quedará en la memoria del hincha como aquel chiquitito imparable que hacía un surco por derecha, que pateaba muy fuerte de derecha y con tremenda precisión. Un grande en serio. Ese tricampeón que se quedó enamorado en El Trébol. Enamorado de su familia, de El Expreso pero sobre todo enamorado del fútbol.