EL ÁRBITRO QUE ESTUVO EN LA FUERZA AÉREA ARGENTINA
Todos los 10 de agosto se festeja en nuestro pais el dia de la Fuerza Aérea Argentina por motivo de conmemorarse un aniversario de la inauguración (en 1912) de la primer escuela de aviación militar en El Palomar. Usted se preguntará cómo asociar este dia con el fútbol y más aún cómo ligarlo con nuestra Departamental.
Corría Diciembre del año 1989 cuando Gerardo ya tenía su decisión tomada: tras regresar de su viaje de estudios quería ingresar en la escuela de la Fuerza Aérea nacional. Integrante de una familia compuesta por sus padres y 6 hermanos tenía claro lo que quería seguir tras sus estudios secundarios. Así fue como en el año 1990, Gerardo Daniel Remi ingresó a la Escuela de sub-oficiales de la Ciudad de Córdoba, perteneciente a la F.A.A. “Tal vez no era la mejor época porque hacía un año se había hecho el Levantamiento de la Tablada y los militares venían de un momento duro pero era mi sueño desde chico”, cuenta el hoy árbitro del colegio de la San Martín y que reside en San Francisco.
Su experiencia no la vivieron muchos. Y además logró un gran aprendizaje en esta aventura: “En esa época no había tanto poder adquisitivo para ir a estudiar otras carreras. Yo en la Escuela de suboficiales me encontré con gente de todo tipo de clases sociales. Pero te tiene que gustar mucho para hacerla”, comenta en la charla mientras se dispone a hacer sus tareas laborales. “Estudié en mecánica de aviación, estaba en un equipo de fuerzas especiales de combate. Mi viejo me decía que en la vida tenés que estar preparado para todo porque nunca se sabe lo que puede pasar y en la Fuerza Aérea pasa lo mismo, tenes que estar listo para cualquier cosa que suceda”.
Gerardo hoy está casado con Silvana a quien conoce desde hace 26 años. Tiene 4 hijos (Sandra, Vanesa, Matías y Valentino) y también es docente en una Escuela Técnica de San Francisco. Ante la consulta de qué le enseñó pasar por la F.A.A. responde: “A mi me sirvió en mi educación. Te deja muchas enseñanzas una escuela militar, que no es lo mismo que el servicio militar. El que no paso por alguna escuela así o por alguna fuerza armada tal vez no me entienda. Pero esto no se compara con ninguna otra carrera”.
A Remi se lo ve todos los fin de semana como juez asistente de Primera y como árbitro en categorías juveniles. En la Liga está desde el 2014 pero su historia ligada al fútbol empezó mucho antes: “De chico jugaba de arquero. Después empecé como instructor en las divisiones infantiles en el baby fútbol. Entré a un seleccionado sub 15 de San Francisco y ahí me empecé a largar como árbitro. Primero en juveniles y llegué a dirigir algunos amistosos de Sportivo Belgrano en Primera”, relata el colegiado. Como si fuera poco de sus experiencias vividas nos cuenta que de chico también hizo Karate y llegó al cinturón marron (el anterior al Negro): “Siempre me gustaron ese tipo de artes marciales como defensa personal, también llegué a practicar taekwondo”, advierte como para que tenga en cuenta algún desprevenido que se enoje con alguna decisión de él dentro de la cancha.
Así es Gerardo Remi. El que llegó a estar en la Fuerza Aérea Argentina, que alguna vez fue karateka y hoy lo vemos cada fin de semana cumpliendo sus labores en las canchas de la Departamental. Tal vez sean muy pocos los que puedan contar este tipo de experiencias en nuestro país.

Matias Fantusatti