BLAS ANDRUETTO Y UN MOMENTO MAGICO EN ITALIA

Blas Andruetto est√° en su mejor momento desde que se fue por segunda vez a Europa. Juega en el Aritzo 1977 de la ciudad hom√≥nima de la isla de Cerde√Īa. La categor√≠a es la Eccelenza, algo as√≠ como una Federal B nuestro.

Andruetto lleg√≥ con el equipo en el √ļltimo lugar de la tabla con dos descensos directos por jugarse y dos promociones y apenas 7 puntos cosechados habi√©ndose jugado las primeras 8 fechas de 30. El equipo sigui√≥ con rumbo complejo pero se fue acomodando terminando a falta de una fecha con 35 unidades a tres de salvarse del descenso directo con la suerte de enfrentar al equipo que estaba por encima de Aritzo, el Meama Sardo. El equipo deb√≠a ganar para forzar un desempate pero perdiendo se iba al descenso directo. El Aritzo gan√≥ 4 a 0 con 4 goles del ex El Expreso y Susanense.

Pero debía jugarse un desempate. Y se jugó contra el mismo equipo en campo neutral. Y el partido terminó 0 a 0 y fueron a suplementario. El que perdía descendía y el que ganaba iba a jugar la promoción. Iban 122 minutos de juego y Andruetto con un espectacular tiro libre (Ver video en www.eltreboldigital.com.ar) le dio la victoria y la salvación a su equipo (Por ahora).

Si bien Andruetto tenía pasaje para volver el Miércoles, el club le compró un nuevo boleto para después de la definición por lo que estará en El Trébol entre el 7 y 8 de Junio.

Blas nos cont√≥: “Una alegr√≠a muy grande, est√°bamos pr√°cticamente descendidos, necesit√°bamos un milagro y ganamos los dos partidos” y agreg√≥: “Tuve la suerte de convertir y que esos goles le sirvan al equipo, esperemos ahora poder ratificar este momento y ganar en la √ļltima final que nos queda el Domingo”.

“Quiero compartir esta alegr√≠a con mi familia que est√° tan lejos y a la cu√°l extra√Īo mucho. No s√© lo que voy a hacer en el f√ļtbol despu√©s de mitad de a√Īo, lo √ļnico seguro es que me tomar√© una semana para descansar porque la temporada fue largu√≠sima”.

Blas Andruetto, convertido en ídolo del Aritzo 1977, donde un argentino está dejando una huella imborrable.