FRANCIA 1938, EL ULTIMO MUNDIAL ANTES DE LA GUERRA

Seguimos repasando la historia de los Mundiales. Ahora, Francia 1938.

Textos, producción y recopilación de datos:

Gilberto Bonelli

FRANCIA 1938

El Mundial de Francia 1938 estuvo signado por el clima prebélico de la Segunda Guerra Mundial. Alemania ya había invadido Austria lo que generó que sean 15 los países participantes puesto que los austríacos ya eran parte del territorio alemán. Además, Japón estaba sumido en guerras asiáticas, en este caso la segunda guerra sino japonesa. A esto había que sumarle el descontento de Sudamérica ya que se le había otorgado la sede a Francia cuando todo hacía suponer que el Mundial vendría a Sudamérica, más precisamente a Argentina.

La elección de Francia

El Congreso de elección de la próxima Copa del Mundo de Fútbol fue en Berlín en el marco de los Juegos Olímpicos de 1936. Alemania, Francia y Argentina eran los candidatos a organizarlo aunque era el país sudamericano quien contaba con las mayores chances debido a que el anterior había sido en Europa. Incluso Jules Rimet, presidente de la FIFA, ya había sugerido que el Mundial se haría en Argentina. Los dirigentes de Francia comenzaron un operativo de seducción a los dirigentes de la FIFA, convencieron a Rimet y en la votación ganaron por gran margen. El Mundial de 1938 será en Francia.

El enojo americano

Uruguay ya venía mostrando su disconformidad al no participar de Italia 34 y ratificó su postura por entender que la FIFA era una entidad global pero que solo manejaba intereses europeos. No se inscribió. Colombia apoyó esa postura uruguaya y Argentina pidió como compensación una clasificación directa al mundial. Ninguno participó. Brasil viajó por su intención de organizar el Mundial de 1942.

 

Curiosidades de la etapa clasificatoria

Por España no vamos

España estaba sumida en una guerra civil tremenda y eso hizo que Suiza no quiera jugar frente a Portugal por su boleto al Mundial para no cruzar por España. La FIFA mandó a jugar un único partido en Milán donde ganaron los helvéticos y clasificaron.

 

Egipto expulsado

A Egipto lo mandaron a jugar un clasificatorio contra Rumania al ser el único país africano inscripto. Pero la fecha coincidía con el Ramadan, fiesta religiosa, y los egipcios no se presentaron. Por este hecho, Rumania clasificó directo y Egipto expulsado de FIFA.

Cuba al Mundial

Los cubanos se clasificaron al Mundial de Francia 1938. En principio, ante la renuncia de todos los otros países centro americanos, quedaron para jugar un cuadrangular El Salvador, Guayanas Holandesas, Costa Rica y Cuba. Primero El Salvador se dio de baja y luego los otros dos países para clasificar directamente a Cuba.

 

Indias Orientales Holandesas al Mundial

Otro nombre exótico es el de las Indias Orientales Holandesas, hoy Indonesia. Fue entonces Indonesia, el primer país asiático en jugar un Mundial. Pero tuvo que pasar por varias situaciones. El primer cruce clasificatorio era con Japón pero al estar en guerra, los nipones renunciaron a jugar. Entonces la FIFA los mandó a jugar un partido clasificatorio con Estados Unidos en Holanda (Países bajos) pero los norteamericanos se negaron por el gran viaje que ello demandaba. Por ese motivo la Indias Orientales Holandesas entraron al Mundial aunque anteriormente hubo un pedido de Guayanas Holandesas para reemplazar a Estados Unidos y jugar el partido clasificatorio. La FIFA lo negó y le dio el pasaje a la actual Indonesia.

 

Los debutantes europeos

Noruega y Polonia fueron los dos nuevos nombres europeos para una Copa del Mundo. Poco después, en 1939, Polonia sería invadida por Alemania.

 

Los estadios

Francia propuso 10 estadios para jugar la Copa del Mundo. En total eran 9 ciudades, París jugaría en dos canchas.

Antibes, Bordeaux, Havré, Strasburgo, Lille, Marsella, París, Reims y Tolouse fueron las ciudades elegidas para jugar el Mundial siendo el Parque de los Príncipes de París el Estadio con mayor capacidad donde podrían ingresar 49.000 espectadores.

El Mundial se jugó entre el 4 al 19 de Junio y con la misma modalidad del Mundial anterior de Italia. Sería el último en jugarse a eliminación directa.

 

Cabezas de serie

Por primera vez se utilizaron dos copones, en un copón estaban las Selecciones más fuertes y en el otro las supuestamente más débiles. En el sorteo se incluyó a Austria a pesar que no iba a jugar el Mundial por la invasión alemana, a pesar que los alemanes llevaron al Mundial a 9 austríacos del seleccionado que había jugado el Mundial anterior.

 

Octavos de final

El 4 de Junio de 1938 se jugó el primer partido del Mundial de Francia 1938. Suiza y Alemania se midieron en el Parque de los Príncipes. Terminaron empatando 1 a 1 tanto en el tiempo reglamentario como en la prórroga lo que obligó a que jugasen nuevamente el 9 de junio. Allí los Suizos sorprendieron con una táctica de poner a un líbero detrás de los dos defensores y terminaron ganando 4 a 2 eliminando a la poderosa Alemania.

El 5 de Junio se jugaron los otros partidos. Francia le ganó 3 a 1 a Bélgica, Hungría 6 a 0 a Indias Orientales Holandesas, Italia en la prórroga 2 a 1 a Noruega, Checoslovaquia 3 a 0 a los Países Bajos (Holanda) con todos goles en la prórroga.

Brasil y Polonia jugaron uno de los mejores partidos de la historia de los mundiales. Los sudamericanos ganaron 6 a 5 en Strasburgo en un partido épico con una destacada actuación de Leonidas da Silva, apodado “El Diamante Negro”. Incluso hizo un gol que quedó en la historia al convertirlo descalzo.

Cuba llegó a Francia con 15 jugadores a pesar que el listado permitía 20 y dio una gran sorpresa ya que empató 3 a 3 con Rumania. En el desempate de 5 días mas tarde, Cuba ganó 2 a 1 a pesar de no contar con su arquero titular. Suecia se clasificó favorecido por el sorteo ya que le tocó Austria que no se presentó.

 

Cuartos de final

Tres de los cuatro partidos de los cuartos de final fueron épicos y con resultantes históricas. Francia se cruzó con la Italia de Mussolini. El equipo de Il Duce jugó con una camisa totalmente negra, símbolo del fascismo y fue hostigada durante toda la jornada por el público francés, incluso a la hora del himno itálico, los jugadores extendieron su brazo en el clásico saludo fascista. Italia de todos modos ganó por 3 a 1.

La “batalla de Burdeos” fue como se conoció al partido entre Brasil y Checoslovaquia. Empataron 1 a 1 y tuvieron que desempatar con otro partido. Allí ambos equipos estaban diezmados por lesiones y expulsiones. Brasil ganó 2 a 1 y pasó a semifinales.

Hungría jugó un gran partido y doblegó 2 a 0 a Suiza mientras que Suecia goleó 8 a 0 a Cuba.

Semifinales

Brasil e Italia jugaron una semifinal tremenda. No se sabe porque el técnico brasileño decidió dejar a sus tres figuras fuera del equipo titular, máxime que en aquellas épocas no había cambios. Italia ganó 2 a 1 y clasificó a la final. Por su parte Hungría goleó 5 a 1 a Suecia y llegó al partido principal. Suecos y Brasileños jugarían por el tercero puesto en Burdeos.

La final

Para la final se enfrentaban dos equipos diametralmente opuestos. La táctica italiana contra la destreza húngara. Se jugó en el Estadio Olímpico Colombes de París ante 45.000 personas. Italia ganó 4 a 2 con una actuación consagratoria de Silvio Piola que metió dos goles. Al final, los franceses despidieron con aplausos a los equipos a pesar que durante todo el Mundial habían sido hostiles con los Campeones. Brasil fue tercero al derrotar 4 a 2 a Suecia en Burdeos.

Curiosidades de Francia 1934

El telegrana de IL DUCE

Como se dijo, Benito Mussolini usaba el fútbol para demostrar el poderío italiano. Y no aceptaba fracasos al punto que antes de la final del Mundial le manó un telegrama al entrenador Vittorio Pozzo que solo tenía 3 palabras: “Vencer o morir”.

La frase del Mundial

Años después, el guardameta húngaro Antal Zsabo recordaría así la derrota: “Me contaron antes de empezar el partido que los italianos habían recibido un telegrama de Mussolini que decía: ‘Vencer o morir’. Nunca en mi vida me sentí tan feliz por haber perdido. Con los cuatro goles que me hicieron salvé la vida a once seres humanos”.

Compró pasajes

El técnico de Brasil, Ademar Pimenta, mandó a comprar boletos para el viaje a París desde Burdeos para jugar la final. Para eso debía ganarle a Italia porque de otro modo se quedaría a jugar por el tercer lugar en esa ciudad. Ganó Italia luego que el técnico Pozzo usara como motivación esa cuestión al decirle a sus jugadores. Cuando terminó el partido, los dirigentes italianos quisieron comprar los pasajes pero el técnico Pimenta no se los vendió.

 

Arquero y periodista

El arquero de la Selección de Cuba, Benito Carvajales, jugó el primer partido de su Selección que empató 3 a 3 con Rumania. Se tuvo que jugar un nuevo partido pero el arquero le pidió permiso al entrenador ya que fue contratado por una Radio Cubana para hacer los comentarios del partido. Fue así que tuvo que ser reemplazado.

 

Cambios en Alemania

A 3 meses del Mundial, Alemania invadió Austria constituyéndola en una provincia más del imperio Nazi. Por ese motivo Austria no jugó el Mundial pero 9 futbolistas austríacos fueron convocados para Alemania y la FIFA les permitió jugar y cambiar de Selección.

 

Gol descalzo

Leonidas de Silva fue un crack brasileño que jugó el Mundial. En el partido frente a Polonia hizo tres goles y uno de ellos fue descalzo, pues los ayudantes de Brasil estaban tratando de arreglar su zapato de juego. Hoy sería anulado ese gol.

 

¿Qué más puedo hacer?

El jugador de Polonia Ernest Willimowski hizo 4 goles en el partido frente a Brasil pero su equipo perdió. Fue la única vez en la historia de los mundiales que un jugador mete 4 goles pero su equipo pierde y además queda eliminado.

Saludos polémicos

Alemania e Italia fueron dos Selecciones altamente repudiadas durante todo el Mundial y razón no les faltó a los hinchas. Alemania jugó un solo partido pero al ingresar al campo de juego hizo el saludo Nazi mientras que los italianos saludaban con el brazo extendido como señal del fascismo.

 

Premio a los campeones

Por mas que durante años lo hayan negado, Benito Mussolini les entregó un premio de 8.000 liras a cada campeón de Francia 1938. Un dirigente italiano escondió la Copa desde 1938 hasta 1950, decían que lo hacía debajo del colchón de su cama pero en realidad estaba en una caja fuerte.